Tratamiento de quemaduras con oxígeno hiperbárico

13 de junio de 2022 - 2m 9s

Compartir

Las quemaduras generan alrededor de 80.000 muertes al año y causan graves lesiones en la piel y otros tejidos, comprometiendo la salud física y psicológica del paciente. Se pueden distinguir cinco tipos de agentes causantes de las quemaduras, por un lado tenemos las más frecuentes que son producidas por el calor y la electricidad y por otro, las que involucran químicos y radiaciones. Asimismo, podemos sub-clasificarlas de acuerdo a la capa de la piel hasta donde llega la lesión, es decir, la profundidad. Considerando la gravedad de las lesiones producidas por las quemaduras, y la alta tasa de mortalidad asociada, una vez ingresado el paciente al establecimiento médico se busca preservar su vida debido a que existe una gran pérdida de agua. Por lo tanto, se prioriza lograr la cicatrización de la herida lo más rápido posible, de lo contrario, el cuadro clínico del paciente podría empeorar rápidamente y generar graves complicaciones. La prolongación de la fase inflamatoria puede retardar la curación total, promover un escenario propicio para la proliferación de bacterias y que la cicatrización no sea la adecuada, extendiendo el daño hacia zonas no afectadas.  El tratamiento habitual permite reducir, pero no evitar, infecciones y promover la desecación de la herida usando agentes tópicos y apósitos .

Cuando los tejidos blandos, como la piel y músculos, son afectados por quemaduras, el flujo sanguíneo en el área dañada se reduce considerablemente produciendo inflamación. La incorporación de la terapia de oxigenación hiperbárica (TOHB) puede ejercer una acción sinérgica con el tratamiento convencional de las quemaduras ya que, dentro de sus principales efectos beneficiosos encontramos la disminución de  la inflamación,  el dolor y los tiempos de cicatrización gracias a la re-oxigenación de los tejidos. Por otro lado, es capaz de tratar y prevenir infecciones. En este tipo de cuadros clínicos complejos es fundamental evitar instancias que compliquen y comprometan la salud del paciente. 

En casos donde es necesaria la colocación de injertos, el tratamiento hiperbárico resulta fundamental para obtener una implantación exitosa y una mejor llegada de oxígeno al área afectada. Los profesionales de la salud no sólo indican la TOHB para la etapa posterior a la intervención, sino también como preacondicionamiento quirúrgico para generar un aumento de las defensas antioxidantes, que son claves para prevenir el daño celular, y así aumentar la sobrevida de los injertos.

Un estudio realizado por  Cianci  y colaboradores demostró que la reducción significativa del tiempo de hospitalización en quemados se obtuvo gracias a la indicación de cámara hiperbárica durante los primeros días. Adicionalmente, hubo reducción en la necesidad de cirugías y los tiempos de recuperación en comparación con los pacientes que recibieron cuidados convencionales.

En conclusión, la incorporación, lo antes posible, de la TOHB en el tratamiento de pacientes con diferentes tipos de quemaduras contribuye al aumento de la cicatrización y mejor calidad del tejido en la regeneración tisular y curación de las heridas.

Relacionados
No hay noticias disponibles.