Resumen Video: Terapia de Oxigenación Hiperbárica en COVID-19

21 de mayo de 2020 - 2m 34s

La Dra. Mariana Cannellotto, Directora Médica de BioBarica, explica y expone evidencia sobre cómo el tratamiento de oxigenación hiperbárica puede contribuir a la recuperación de pacientes con Coronavirus: https://www.youtube.com/watch?v=qM7uA6qZRy4

En la mayoría de los casos de COVID-19, aproximadamente en un 90% de los pacientes, la respuesta inmune logra reparar y frenar el proceso. Pero hay un porcentaje de pacientes, entre 5 y un 10%, que se complican con una neumonía más severa. Según los últimos estudios, esta complicación es causada por un proceso inflamatorio severo que lleva a la hipoxemia y progresivamente a la falla multiorgánica. Este proceso inflamatorio genera más destrucción de los neumocitos, más liberación de citoquinas proinflamatorias, más exudado, más formación de membrana hialina y menos difusión de oxígeno. Por eso hay pacientes con hipoxemia.

La Terapia de Oxígeno Hiperbárico fue utilizada en la gripe española de 1918 con buenos resultados. Nueva evidencia clínica demuestra cómo es posible contribuir a revertir la hipoxemia y mejorar la difusión alveolo capilar pulmonar en los pacientes con COVID-19. Esto debido a la fisiopatogenia del virus.

En los pacientes con Coronavirus se observa cómo toda la estructura alveolar está alterada. Hay grosor en esa membrana que es fina, hay exudado y mucha inflamación. El espacio que genera la difusión de oxígeno está limitado por todo ese exudado y ese proceso inflamatorio. Entonces la difusión desde el alvéolo no ocurre correctamente. Empieza a caer la concentración de oxígeno que hay en sangre y en los tejidos y se dificulta el intercambio del dióxido.

La Ley de Henry establece que todo gas sometido a presión se diluye en los líquidos. Normalmente respiramos 21% de oxígeno a 1 ATA. Eso permite que haya cierto volumen en el pulmón y cierta difusión a la sangre. Si se respiran más concentraciones de oxígeno, hay más presión y más llegada a la sangre, pero con una limitante que es la saturación de la hemoglobina. Esto quiere decir que, para acabar con la hipoxemia es necesario aumentar la presión atmosférica.

Ahí es cuando se recomienda ingresar al paciente en la Cámara Hiperbárica. Al aumentar la presión atmosférica por encima de 1.45 ATA, aumenta también la difusión alveolo capilar pulmonar y el oxígeno llega a los tejidos y al plasma independientemente de la hemoglobina. De esa manera aumenta la difusión de oxígeno más de 10 veces.

En este video la doctora Mariana Cannellotto muestra los gráficos de un trabajo realizado en Wuhan, China. Día tras día, la curva de saturación de oxígeno fue mejorando en los pacientes con el Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica hasta que se logró una saturación normal y se observó evolución y mejoría en los pacientes que presentaban hipoxemia. La tomografía de uno de estos casos en china mostró cómo se redujo notablemente el exudado y el proceso inflamatorio luego de tres sesiones en cámara hiperbárica.

A través de la Terapia de Oxígeno Hiperbárico se logra una mayor difusión de oxígeno alveolo capilar pulmonar, no solo mayor ventilación. Esto permite revertir la hipoxemia. Además, tiene un poderoso efecto antiinflamatorio, regula las interleuquinas proinflamatorias y reduce el exudado, algo que ocurre y es una gran problemática de los pacientes con COVID-19.

Por todos los efectos antes mencionados, vale la pena seguir apostando a hacer más estudios para conocer los beneficios de esta terapia en los pacientes con COVID-19.