TOHB en Intoxicaciones por animales venenosos

Las mordeduras de las serpientes Viperidae son las más frecuentes en Argentina (Noroeste y Nordeste). Causan celulitis y síndrome compartimental con toxicidad sistémica.

Los Vipéridos, familia Viperidae, son serpientes venenosas entre las que destacan las populares víboras y las serpientes de cascabel (crótalos). Estos reptiles han sufrido una especial adaptación en su aparato portador de veneno, el cual está muy evolucionado. Los colmillos acanalados de su maxilar son curvados y móviles, pueden replegarse o levantarse verticalmente cuando actúan frente a sus presas, segregando veneno que presentan hemotoxinas o neurotoxinas según la especie de vipérido en cuestión.

La familia Viperidae, Vipéridos, la integran mayoritariamente serpientes vivíparas, con hábitos terrestres, no suelen ser arborícolas, aunque ciertos grupos pueden considerarse como excavadores. En muchas especies el veneno reviste notable peligrosidad para el hombre.

En el ensayo clínico “A Multidisciplinary approach with hyperbaric oxygen therapy improve outcome in snake bite injuries” se presentan 112 casos que se derivaron a cirugía plástica de mordeduras de serpiente. En todos los casos se incluye la cámara hiperbárica dentro del tratamiento multidisciplinario.

Destaca el caso de una niña de cinco años con síndrome compartimental. Se trató con seis sesiones de cámara hiperbárica y no se requirió cirugía. Por otra parte, hubo casos con pérdida de tejido blando en los que se realizó colgajo e injerto de piel. Se incluyó el tratamiento de oxigenación hiperbárica en postquirúrgico.

No hubo necesidad de realizar fasciotomia en ninguno de los 112 casos tratados con tratamiento de oxigenación hiperbárico.

Por otra parte, los envenenamientos por araña del género loxosceles son muy frecuente en Chile y algunas provincias de Argentina. Causan severas lesiones en la piel y algunos casos ocasionan compromiso sistémico y muerte.

La araña loxoceles, mejor conocida como araña de rincón, mide ~13 cm de largo (incluyendo las patas), es de color café y tiene en el dorso del cefalotórax una mancha en forma de violín, que puede variar de tonalidad (café oscura a amarilla). La Loxosceles laeta tiene solamente tres pares de ojos, característica que es útil para su identificación.

Se localiza principalmente en América Central y del Sur, pero se ha visto también en California y en el norte de Canadá. El veneno se inyecta de las glándulas salivales a través de los quelíceros. Este veneno está compuesto de esfingomielinasa D, el principal factor dermonecrótico y hemolítico, junto con otras enzimas, incluyendo hialuronidasa, proteasas, colagenasa, esterasas, fosfolipasas, desoxirribonucleasa y fosfatasa alcalina, la cual ayuda a difundir el veneno y tiene un rol en la quimiotaxis, necrosis y agregación plaquetaria.

Se dificulta sin embargo relacionar en forma individual cada uno de los componentes del veneno con la severidad del cuadro clínico. Al parecer, las cantidades de estos componentes por sí mismos son insuficientes para producir el loxoscelismo. Aparentemente es más importante la reacción autofarmacológica (la respuesta de las células hospedadoras a la presencia de una sustancia extraña mediante el complemento) y los leucocitos polimorfonucleares (PMN) tienen un rol importante en el desarrollo del loxoscelismo cutáneo.

En el modelo animal “Brown Recluse Spider Envenomation: a prospective trial of hyperbaric oxygen therapy”, se observó que con el tratamiento de oxigenación hiperbárica hubo mayor cicatrización de la herida y menos tejido dañado, así como también menor cantidad de enzima del veneno.

En el reporte de casos “Nonhealing wounds caused by browns spider bites: application of hyperbaric oxygen therapy”, se trataron tres pacientes a 2 a 3 meses de la mordedura con ulceraciones crónicas refractarias al tratamiento. Con el tratamiento de oxigenación hiperbárica, estas ulceraciones cicatrizaron.

Fuentes:

https://empendium.com/manualmibe/chapter/B34.II.20.16.

https://reptiles.paradais-sphynx.com/tag/viperidos

Comments are closed.