Terapia de oxigenación hiperbárica en individuos sanos

El uso clínico de la Oxigenación Hiperbárica (OHB) consiste en respirar oxígeno (O2) a una concentración cercana al 100% en una cámara presurizada al menos a 1,4 atmósferas absolutas (ATA). En estas condiciones, se disuelve gran cantidad de O2 en el plasma, para ser usado por todas las células, alcanzando incluso tejidos mal perfundidos.

Desarrollada inicialmente para la recuperación de la intoxicación con monóxido de carbono y de las infecciones causadas por microorganismos anaerobios, la Medicina Hiperbárica se emplea actualmente como terapia adyuvante en múltiples condiciones patológicas donde los componentes principales son la hipoxia y la inflamación, y donde se requiera la regeneración de tejidos o la cicatrización de heridas crónicas refractarias al tratamiento convencional.

Las indicaciones de esta terapia en distintas patologías con base inflamatoria, hipóxica y/o isquémica están ampliamente difundidas y se encuentran en permanente desarrollo e investigación. Existe una amplia gama de trabajos científicos y protocolos que reportan su uso en especialidades variadas, como el área clínica, medicina deportiva, traumatología, neurología y heridas.

El desarrollo de cámaras de oxigenación hiperbárica más seguras, por trabajar en el rango terapéutico del oxígeno que no produce neurotoxicidad (cámaras de presión menores de 2 atm), ha contribuido a que la TOHB sea utilizada también en el aumento del rendimiento deportivo o en la mejora del bienestar general en individuos sanos. El mecanismo terapéutico de la TOHB consiste en producir hiperoxia y un aumento temporal de la producción de especies reactivas de oxígeno (EROs).

De esta manera, resuelve condiciones adversas como la hipoxia y el edema, y favorece las respuestas normales o fisiológicas frente a procesos infecciosos e isquémicos. En condiciones controladas (presión y tiempo de exposición), además de generar EROs y radicales libres (RL), la TOHB estimula la expresión y actividad de enzimas antioxidantes, para mantener la homeostasis del estado “redox” (reductivo/oxidativo) y asegurar la inocuidad del tratamiento.

La TOHB es considerada una terapia tolerable y segura cuando se administra en sesiones de hasta 120 minutos y a presión menor de 3 ATA. Los resultados disponibles en la bibliografía refieren principalmente su uso a presiones superiores a 1,4 atm. Sin embargo, desde el conocimiento de estos autores no hay datos publicados del perfil de seguridad en cámaras de nueva generación, que trabajan a alrededor de 1,45 atm.

Con el objetivo a largo plazo de hacer estudios de eficacia de la TOHB en diferentes patologías, las doctoras Liliana Jordá-Vargas y Mariana Cannellotto desarrollaron “Terapia de oxigenación hiperbárica en individuos sanos: Efecto en algunos parámetros bioquímicos”, un trabajo que se propuso comenzar a estudiar su perfil de seguridad en parámetros bioquímicos, mediante el análisis de los efectos del tratamiento de OHB en individuos adultos sanos, es decir, que no presentan ninguna patología crónica.

La metodología de trabajo consistió esencialmente de las siguientes etapas: selección retrospectiva de individuos, y análisis de resultados de los parámetros bioquímicos estudiados para control de los pacientes que concurren al Centro con el fin de mejorar su bienestar general.

Para la realización de este estudio retrospectivo fueron incluidos todos los individuos sanos que consultaron para mejorar su estado de salud general por los beneficios clínicos de la TOHB desde octubre de 2015 hasta enero de 2016.

El tratamiento de oxigenación hiperbárica fue realizado con cámaras de tecnología Revitalair®. Los individuos recibieron O2 94-95% (administrado a través de mascarillas con reservorio) durante 10 o 20 sesiones de 60 minutos, 3 a 4 veces por semana.

Las muestras de control de parámetros bioquímicos se tomaron al inicio del tratamiento: (t=0), a las 10 sesiones (t=10) y, en los casos que desearon continuar con el tratamiento, a las 20 sesiones (t=20) inmediatamente después del tratamiento de TOHB al salir de la cámara. Las muestras fueron procesadas y las determinaciones bioquímicas realizadas según técnicas analíticas y preanalíticas de los métodos bioquímicos.

Los resultados obtenidos para cada parámetro bioquímico fueron comparados con los valores de referencia para la población adulta. Para evaluar las diferencias entre las medias de los valores, se determinó la concordancia utilizando el test de Shapiro-Wilks para la distribución normal (α=0,05). Luego se aplicó el test de Student para muestras pareadas, considerando diferencias significativas con con p<0,05. El análisis estadístico fue realizado tomando cada individuo como su propio control, obteniendo y comparando los parámetros pareados><0,05. El análisis estadístico fue realizado tomando cada individuo como su propio control, obteniendo y comparando los parámetros pareados.

Veinte individuos realizaron solo 10 sesiones (grupo B) y 10 individuos realizaron un total de 20 sesiones con un control a las 10 sesiones (grupo A). Por lo tanto, se tuvieron resultados a las 10 sesiones del grupo A y grupo B (n=20) (basal y 10 sesiones). El grupo B tuvo los resultados de basal, 10 sesiones y 20 sesiones (n=10).

Los individuos sanos presentaron un rango de edad de 18 a 50 años (6 mujeres, de 37,5 años (IC95% 32,3- 42,7), 14 hombres de 34,7 años (IC95% 26,5-43,0). Los resultados de las medidas de laboratorio fueron analizados en las 20 muestras a tiempo t=0, t=10 y t=20. No hubo cambios significativos en las medias de los parámetros de coagulación. El dosaje de fibrinógeno y los valores de KPTT (tiempo de tromboplastina parcial activada por kaolín) se mantuvieron prácticamente estables durante las 10 y 20 sesiones con respecto al valor basal.

Por otro lado, los parámetros remanentes fluctuaron entre las sesiones con un ligero aumento no significativo en el tiempo de protrombina a las 10 sesiones volviendo a los valores basales a las 20. Los cambios no fueron estadísticamente significativos. Los resultados del perfil hepático y perfil hematológico se encontraron siempre dentro de los valores de referencia.

En forma similar a lo que ocurre en los marcadores de coagulación, los reactantes de fase aguda desarrollaron diferentes comportamientos. Entre ellos, los valores medios de ferritina y haptoglobina fueron estables a través de las sesiones. Los reactantes de fase aguda evaluados sufrieron variaciones no significativas con la exposición al TOHB: ceruloplasmina (Cp), proteína C reactiva (PCR), alfa-2-macroglobulina (α2Mgb) y especialmente alfa-1-antitripsina (α1At).

Aunque el perfil hematológico y el perfil hepático siempre se mostraron dentro de los valores de referencia, se encontró una particular tendencia en el grupo B a la disminución de los glóbulos rojos, el hematocrito y la concentración de hemoglobina y la cantidad de leucocitos al ser comparados con los valores basales. Estos datos no fueron estadísticamente significativos. La TOHB realizada con las cámaras de tecnología Revitalair® no mostró manifestaciones adversas clínicas ni bioquímicas en individuos sanos.

En respuesta a la reacción aguda, también pueden ocurrir cambios en los glóbulos rojos, en la producción de los leucocitos y de las plaquetas, ya que las células que se liberan desde la médula ósea hacia la circulación pueden ser modificadas. En este estudio, después de las 10 sesiones no hubo variaciones en la población total leucocitaria, si bien algunos trabajos pueden reportar sólo un cambio cualitativo en los linfocitos (poblaciones linfocitarias CD4/ CD8) y en la función leucocitaria en general. La tendencia no significativa a la disminución en el recuento de glóbulos rojos, hematocrito y concentración de hemoglobina puede ser interpretada por efecto de la hiperoxia.

El tratamiento de oxigenación hiperbárica realizado a 1,45 atm no reporta variaciones estadísticamente significativas en los parámetros bioquímicos del perfil hematológico, hepático, de coagulación y proteínas de fase aguda. La TOHB realizada con las cámaras de tecnología Revitalair® no mostró manifestaciones adversas, clínicas ni bioquímicas, en individuos sanos.

Fuente

https://www.researchgate.net/profile/Liliana_Jorda/publication/333486231_Jorda-Vargas_et_al_ABCL_2019/links/5cefeb1f92851c4dd01ba9a1/Jorda-Vargas-et-al-ABCL-2019.pdf

Comments are closed.