¿Por qué se puede tratar a los pacientes con Esclerosis en cámara hiperbárica?

La esclerosis sistémica es una enfermedad del tejido conectivo que con mayor frecuencia afecta Ia piel, tracto gastrointestinal, pulmones, riñones y sistema cardiovascular. Los pacientes con escleroderma difusa tienen fibrosis cutánea muy extendida y con frecuencia están comprometidos los riñones, pulmones y corazón, presentando un pronóstico mucho peor.

La esclerosis sistémica se caracteriza por presentar una fibrosis muy extendida, anormalidades microvasculares y numerosos defectos inmunológicos. La fibrosis probablemente represente el estado final de Ia enfermedad.

La fase temprana del compromiso cutáneo se caracteriza por inflamación y edema. La inflamación ocurre con mayor frecuencia en Ia dermis inferior y el tejido subcutáneo, con una infiltración celular de linfocitos, células de plasma y células de tipo histiocítico.

El fenómeno de Raynaud ocurre en el 90 por 100 de los enfermos con esclerosis sistémica y se debe al vasoespasmo de las pequeñas arterias digitales. Pueden presentarse o no anormalidades estructurales de la pared del vaso. En la esclerosis sistémica, la vasoconstricción espontanea o inducida por el frio puede ser una importante causa de la disfunción de todos los órganos comprometidos. Así, por ejemplo, el flujo de sangre cortical en el riñón disminuye considerablemente luego de una prueba de presor con frio. Algunas de las anormalidades de Ia función pulmonar observadas en este trastorno pueden deberse a una vasoconstricción similar.

La capacidad de las arterias coronarias para vaso dilatarse se deteriora marcadamente en pacientes con esclerosis sistémica, presumiblemente debido a las anormalidades estructurales de los pequeños vasos coronarios.

La identificación de anormalidades inmunológicas, vasculares y fibroblásticas en la esclerosis sistémica ha dado Iugar a varios enfoques terapéuticos nuevos.

Si bien no existe una cura para Ia esclerosis sistémica, mucho se puede hacer para mejorar la calidad de vida del paciente. La percepción de Ia esclerosis sistémica como una enfermedad rápidamente progresiva es a menudo incorrecta, ya que muchos pacientes tienen largos períodos de remisión de la enfermedad, que a veces duran años.

La esclerosis sistémica es predominantemente una enfermedad de la mediana edad y es tres veces más común en la mujer que en el hombre. En casi todos los casos se encuentra comprometida la piel.

Es sumamente importante que el paciente este atendido por un médico que tenga experiencia con la enfermedad y este consciente de la necesidad de evaluar el compromiso visceral, especialmente el tracto gastrointestinal, pulmones, coraz6n y riñones. Es importante que el paciente que fuma deje de hacerlo, puesto que la nicotina es un potente vasoconstrictor que exacerbara los síntomas y signos de la enfermedad. La presión sanguínea de pacientes con esclerosis sistémica debe ser controlada frecuentemente, dado que la hipertensi6n es una manifestaci6n del compromiso renal, y la hipertensión maligna, que puede presentarse abruptamente, es la principal causa de muerte en esta enfermedad. Es decir, que el tratamiento precoz para controlar la hipertensi6n puede salvar vidas.

¿Por qué se puede tratar a los pacientes con Esclerosis en cámara hiperbárica?

La acción del oxígeno hiperbárico diluye altas dosis e O2 en el plasma sanguíneo, siendo utilizado rápidamente por las células y alcanzando tejidos donde la perfusión está comprometida. Esto logra una mayor eficiencia en el proceso desinflamatorio y la regeneración de tejidos en enfermedades reumáticas, como la esclerosis sistémica.

Fuente

Organización Mundial de la Salud.

Comments are closed.