¿Por qué la media presión equipara a la alta presión y tiene ventajas operativas?

Si bien las cámaras de alta presión tienen casi 200 años y hay muchos protocolos al respecto, la nueva tecnología de media presión es tan eficiente y no conlleva los peligros explosivos y de seguridad que requieren las cámaras de alta presión. Ambas tecnologías poseen similar desempeño e incluso la dosis de oxígeno aportada a media presión otorga en algunos casos un mayor efecto antinflamatorio que las cámaras de alta presión.

Todas las cámaras hiperbáricas, alta media y baja presión hacen el mismo trabajo: generan una HIPEROXIA. La hiperoxia solo es una dosis de O2 que se disuelve en el plasma y depende de 5 variables que actúan ponderándose entre sí y pudiéndose fácilmente reemplazar una por otra para obtener la dosis de O2 necesaria:

  1. El Oxígeno: en ambas tecnologías es 100%
  2. La presión: en alta presión es variable y en media presión es 1.45 ATM fija.
  3. La duración de la sesión: en general en media presión utilizamos 60 minutos con 3 minutos de compresión y 2 de descompresión, obteniendo 55 minutos de tratamiento por hora. En alta presión se requiere 15 a 20 minutos de compresión y descompresión dejando solo 20 a 30 minutos de tratamiento por hora.
  4. La cantidad de sesiones: es indicada por el médico.
  5. La frecuencia semanal de las sesiones, también indicada.

El TOHB que utiliza cámaras de media presión es mucho más seguro que el que trabaja con cámaras que realizan el tratamiento a presiones mayores. Prácticamente no existen reportes de eventos adversos en los pacientes que se atienden en los centros BioBarica.

Por otro lado, trabajar a 1,45 ATM es más seguro que trabajar a 2,4 ATM en neurotoxicidad, debido a que la excitabilidad neuronal es dosis dependiente del oxígeno. Mientras que a presiones mayores se obtiene un grado de hiperexitabilidad neuronal, cuando el paciente respira 100% de oxígeno a la presión que trabajan las cámaras Revitalair se produce un estado de sedación a nivel neuronal. Estos resultados sugieren que el TOHB a media presión podría ser usado en el tratamiento de pacientes con antecedentes de convulsiones de otra etiología y/o pacientes epilépticos. Esta presión es ideal para realizar el tratamiento en pacientes pediátricos.

En los últimos años, los tratamientos a presiones cercanas a la mínima presión requerida establecida por las Sociedades de Medicina Hiperbárica se han aplicado en varias patologías. Alrededor de 1,45 ATM es más segura, más fácil de aplicar y muestra excelente eficacia terapéutica.

La hiperbaria lograda por las cámaras que trabajan a 1,45 atm produce una hiperoxia plasmática suficientemente alta (10 veces más) y que supera ampliamente la mínima presión de oxígeno necesaria, calculada matemáticamente, a nivel de los vasos sanguíneos pequeños en todos los tejidos para lograr un radio de penetración del oxígeno que pueda acceder al tejido dañado o hipóxico.

En neurología se lograron efectos terapéuticos superiores trabajando con presiones menores a 2 ATM que a presiones mayores. Los investigadores sugieren que a nivel neuronal la neuroplasticidad y regeneración axonal se logra con dosis de oxígeno de bajo nivel, ya que a mayores niveles de oxígeno las especies reactivas de oxígeno resultan tóxicas a nivel de la neurona y no se llega a producir el efecto terapéutico.

 Incluso algunos investigadores reportaron que el TOHB a 1,5 ATM es más efectivo en el efecto antinflamatorio, angioprotector, de señalización de las células endoteliales, estrés oxidativo y apoptosis celular que el tratamiento a 2,4 ATM y proponen el TOHB de media presión para el tratamiento de heridas en vez del uso de TOHB a presiones > 2 ATM.

En analogía con las terapias farmacológicas, el TOHB debe asegurar que el nivel de O2 se mantenga dentro de la ventana terapéutica. Es decir, superar el umbral mínimo necesario para cumplir las funciones vitales de las células aerobias, sin superar el techo de concentración, evitando la toxicidad asociada a la producción desmedida de especies reactivas del O2 (ERO). Un ítem importante es ajustar la dosis terapéutica de ERO en pacientes pediátricos. La media presión es actualmente utilizada para el tratamiento de patologías neurológicas y TOHB en pediatría. Esto se logra de manera efectiva utilizando cámaras de tecnología Revitalair.

 

Comments are closed.