La terapia de oxigenación hiperbárica puede ayudar a niños con autismo

El Espectro Autista es una condición neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Este trastorno incluye lo que se conoce como el síndrome de Asperger y el Trastorno del Desarrollo no Especificado.

Los principales síntomas del autismo son dos: deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social y patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

Otras señales de que el niño tiene un trastorno del espectro autista son:

  • Falta de interés por los otros niños.
  • No comparten intereses (no acostumbran a señalar con el dedo aquello que les llama la atención para compartirlo con los demás).
  • Ausencia de juego simbólico (dar de comer a muñecas, hacer cocinitas, jugar a coches como si fueran de verdad, etc.).
  • Se establece poco contacto visual y no observan la expresión de la cara del interlocutor cuando juntos están viendo alguna cosa inusual.
  • Su lenguaje, si existe, es literal (no entienden las bromas, los chistes, los dobles sentidos ni las metáforas).
  • Evitan el contacto físico. Acostumbran a tener hipersensibilidad táctil, olfativa, gustativa y auditiva. Frecuentemente existe poca sensibilidad al dolor.
  • Reaccionan poco ante la voz de sus padres, lo que puede hacer sospechar de un déficit auditivo.
  • Presentan intereses inusuales. Además, son repetitivos y no compartidos.
  • Pueden mostrar comportamientos extraños, repetitivos y auto estimulantes como el balanceo, el movimiento de aleteo de manos o caminar de puntillas entre otros.
  • Los que presentan más nivel intelectual, notan que son diferentes y no entienden qué les pasa.

¿Por qué el tratamiento de oxigenación hiperbárica (TOHB) puede ser beneficioso para el autismo?

TOHB produce un aumento potencial de la perfusión cerebral. Cuando el paciente entra en la cámara hiperbárica respira oxígeno a una presión atmosférica superior (1.45 atm) a la normal (1 atm). Esto da lugar a una elevación de la presión arterial parcial de oxígeno, lo que produce un mayor suministro de oxígeno al cerebro y un efecto antiinflamatorio.

Investigaciones en BMC Pediatrics proponen esta terapia indolora para el tratamiento del autismo. Un estudio aleatorizado, doble ciego controlado de 62 niños encontró que aquellos que recibieron 40 horas de tratamiento durante un mes fueron:

  • Menos irritables.
  • Más receptivos cuando las personas les hablaban.
  • Hicieron más contacto visual y fueron más sociables que los que no hicieron el tratamiento de cámara hiperbárica.

En el estudio se observó también que eran menos sensibles, ya que algunos niños autistas experimentan una sobre carga sensorial por ruidos fuertes y ruidos de fondo.

“No esta claro por qué el tratamiento ayudó”, dice Dan Rossignol, coautor del estudio y médico que trata a niños con trastornos del desarrollo en el Centro Internacional de Recursos para el Desarrollo Infantil en Melbourne, Florida. “La presión de la cámara puede reducir la inflamación que se cree que restringe el flujo sanguíneo a regiones del cerebro de niños autistas que controlan el habla o mejoran su capacidad de absorber oxígeno,” dice el médico.

Se llego a la conclusión de que realizar este tipo de terapia puede:

  • Atenuar las dificultades cualitativas de interacción social.
  • Disminuir falta de empatía y reciprocidad social.
  • Mejorar la capacidad para reconocer.
  • Responder a gestos y expresiones.
  • Mejorar la comunicación.
  • Mejorar la flexibilidad en razonamientos, comportamientos y estereotipias.

Fuente

https://medicina-hiperbarica-hospitales.es/noticias/la-terapia-oxigeno-hiperbarico-puede-ayudar-los-ninos-autistas

https://www.autismo.com.es/autismo/que-es-el-autismo.html

Comments are closed.