La Cámara Hiperbárica alivia el dolor y la inflamación en pacientes con Fibromialgia

La Fibromialgia (FM) es una enfermedad que se caracteriza por un cuadro de dolor crónico y generalizado. Todavía no se ha encontrado evidencia médica y científica que pueda explicarlo. La sensación de presión en puntos específicos se parece al dolor articular, aunque la FM es una patología más bien reumatológica o de los tejidos blandos.

Al día de hoy la padece entre 2% y 6% de la población (alrededor de 6 millones de personas en el mundo) y es un problema sanitario de gran prevalencia. 85% de sus pacientes son mujeres de entre 20 y 60 años y muchas de ellas aún no saben que la tienen. El dolor crónico afecta la vida laboral, social y familiar de estas personas y se puede presentar en solitario (Fibromialgia Primaria) o estar asociada a otras enfermedades (Fibromialgia Concomitante).

¿Cuáles son sus principales síntomas?

  • Dolor permanente que empeora con los cambios climáticos
  • Rigidez
  • Inflamación en manos y pies
  • Cansancio
  • Trastornos del sueño
  • Ansiedad y depresión
  • Dolores de cabeza
  • Colon irritable
  • Sequedad en la boca y los ojos

¿Cómo se diagnostica?

La particularidad y el mayor obstáculo de la Fibromialgia es que no se diagnostica con pruebas de laboratorio, radiografías, exámenes de sangre o biopsias, tal como sucede con otras enfermedades. Recién en 1992 fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud y hasta ahora no forma parte de las materias que se enseñan en las Facultades de Medicina.

Como consecuencia, para poder identificarla se realiza un examen netamente clínico. El Colegio Americano de Reumatología sostiene que para hablar de FM debe haber dolor generalizado de al menos tres meses de duración y sensibilidad en al menos 11 de los 18 puntos sensitivos.

No obstante, existen otros criterios de diagnóstico como la medición de escalas. El índice de dolor generalizado (Widespread Pain Index o WPI) evalúa la presencia de dolor en 18 áreas del cuerpo. Se obtiene 1 punto por cada área y el resultado puede ser de 0 a 18.

Por otra parte, la escala de gravedad de los síntomas (Symptom Severity) clasifica los síntomas específicos en un espectro de 0 a 3.

¿Cómo se trata?

Hasta el momento no existe un tratamiento que cure la Fibromialgia. Sin embargo, hay evidencia de resultados con tratamientos interdisciplinarios. Una detección a tiempo puede mejorar los síntomas.

Entre las terapias convencionales se encuentran los fármacos, programas de ejercicios aeróbicos, ejercicios de fortalecimiento muscular y de estiramiento o flexibilidad, técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad. En algunos casos se recomienda el tratamiento psicológico para sobrellevar la carga emocional de la enfermedad y reducir sus efectos en la vida social, familiar y laboral.

La Cámara Hiperbárica, una alternativa terapéutica no invasiva

En la actualidad, el Tratamiento de Oxígeno Hiperbárico es una buena opción para quienes padecen Fibromialgia. El paciente ingresa a la cámara hiperbárica y recibe, por una hora aproximadamente, altas concentraciones de oxígeno a una presión superior (1.45 atm) a la presión atmosférica normal (1 atm). Lo destacable es que un tratamiento seguro y no invasivo. No obstante, debe ser indicado por un profesional médico.

Está comprobado que la terapia en cámara hiperbárica favorece la recuperación en todos los procesos que presentan inflamación y dolor, ya que, al tener mayor disponibilidad del oxígeno en la sangre, se logra un efecto desinflamatorio. Asimismo, no ataca otros procesos del organismo, debido a que no se le suministra al paciente ninguna droga o fármaco.

Entre sus beneficios más importantes figuran:

  • Regula la acción desinflamatoria
  • Repara los tejidos por la formación de nuevos vasos sanguíneos
  • Aumenta el flujo sanguíneo a nivel periférico y del sistema nervioso central
  • Reduce la fatiga muscular

Estudios en diferentes centros de Medicina Hiperbárica del mundo han demostrado su efectividad en la disminución de los diferentes puntos de dolor en los pacientes con Fibromialgia. Con la cámara hiperbárica se puede disminuir desde 17,5 puntos de dolor hasta 5 en algunos casos con muy buena respuesta. El efecto se logra desde la primera sesión, pero se hace más evidente a partir de la sesión 15.

Un ensayo clínico realizado en el 2018 en la Universidad de Valencia, España, incluyó a 28 mujeres que tenían Fibromialgia y demostró que el TOHB a 1,45 ATA logró mejores resultados en la disminución del dolor, la fatiga y la capacidad de realizar mayor distancia en el recorrido que el grupo de pacientes que fueron tratadas con ejercicio de bajo impacto.

El oxígeno hiperbárico disminuye la inflamación por un mecanismo diferente al efecto antinflamatorio que se logra con el ejercicio, por lo que probablemente el tratamiento con cámara hiperbárica puede ser un excelente potenciador de otros tratamientos en pacientes con Fibromialgia.

En conclusión, se recomienda considerar al Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica ya sea como tratamiento primario o de manera complementaria en la disminución del dolor y la inflamación para mejorar la calidad de vida en pacientes con Fibromialgia.

AsesoróLeonardo Ramallo- médico de BioBarica. (MN 131079)

Comments are closed.