El Tratamiento Hiperbárico en trastornos asociados al traumatismo

El Tratamiento con Oxigenación Hiperbárica tiene como principal objetivo elevar la tensión parcial de oxígeno de la sangre arterial a niveles mayores a los que se tienen en condiciones normales. Esta intervención se realiza entre 60 y 90 minutos por sesión.

En sus inicios, el TOHB fue propuesto para patologías específicas. Los avances e investigaciones han permitido establecer protocolos de administración libres de riesgo en una diversidad de patologías. Durante los años de crecimiento de la especialidad se ha determinado que, para optimizar los resultados, el TOHB debe realizarse complementariamente y en conjunto con otros tratamientos establecidos para cada patología en particular.

Estos son algunos de los aspectos más importantes del TOHB en traumatismos:

  • Hiperoxia tisular: el objetivo de la oxigenación hiperbárica siempre es la hiperoxigenación de la sangre y por ende de todos los tejidos. La elevación de la tensión de oxígeno produce diversos efectos fisiológicos y bioquímicos que pueden clasificarse así:
  • Efecto termodinámico: el trauma tisular afecta a la vasculatura local, lo que compromete el aporte de nutrientes básicos para el funcionamiento celular normal. Esto se manifiesta específicamente en el desarrollo del edema que favorece el crecimiento local de gérmenes. El aumento de la disponibilidad local de oxígeno revierte esta situación, mejorando el estado termodinámico tisular y tendiendo a restablecer su fisiología.
  • Efectos físicos y fisiológicos: la hiperoxigenación arterial produce vasoconstricción arteriolar y disminución del flujo tisular que produce un efecto antiedematoso. La oxigenación hiperbárica es muy útil en casos de edema cerebral, síndromes de aplastamiento, síndromes de compartimiento y accidentes de buceo.
  • Efecto antibiótico: la oxigenación hiperbárica produce un efecto inmunoregulatorio general que favorece los mecanismos de defensa contra una amplia variedad de organismos patógenos.
  • Estimulación de la cicatrización: el TOHB favorece la proliferación fibroblástica, la síntesis y secreción de colágeno y la neovascularización. Esto produce resultados favorables en lesiones refractarias de tejidos blandos y óseos.

La aplicación de la cámara hiperbárica es fundamental para la recuperación en todo trauma o lesión. El Oxigeno hiperbárico es fundamental en la cicatrización y reparación de lesiones musculares, tendinosas, ligamentarias y favorece los procesos la formación ósea.

Estos efectos beneficiosos se deben a que la cámara hiperbárica genera hiperoxia, aumentando el Oxígeno transportado por la sangre. El TOHB escmuy efectivo como antiinflamatorio en todos los tejidos, genera la angiogénesis o formación de nuevos vasos sanguíneos, estimula la formación de colágeno para la cicatrización y aumenta la perfusión sanguínea del hueso favoreciendo la osteogénesis.

Fuente

Revista Virtual de Medicina Hiperbárica

 

Comments are closed.