¿Cómo reducir los efectos secundarios de la radioterapia?

Si bien cada paciente puede reaccionar de forma distinta a la radioterapia, es normal que se presenten efectos secundarios como cansancio general e irritación de la piel. Estos efectos dependen del tipo de cáncer, la localización, la dosis de radiación y el estado de salud de la persona.

Según la Sociedad Americana de Cáncer, la radioterapia puede causar efectos secundarios tempranos y tardíos.

  • Los efectos secundarios tempranos suceden durante o poco tiempo después del tratamiento. Estos efectos secundarios tienden a ser de corta duración, leves y tratables. Normalmente desaparecen dentro de unas semanas tras finalizar todo el tratamiento. La mayoría de los efectos secundarios iniciales son cansancio (fatiga) y cambios en la piel. Otros efectos secundarios iniciales por lo general se relacionan con el área bajo tratamiento, como la pérdida del cabello o los problemas de la boca que se dan tras recibir tratamiento en esta área.
  • Los efectos secundarios tardíos pueden tardar meses o incluso años en manifestarse. Pueden ocurrir en cualquier tejido normal en el cuerpo que ha recibido radiación. El riesgo de efectos secundarios tardíos depende de la zona tratada, así como la dosis de radiación que se utiliza. La planificación cuidadosa del tratamiento puede ayudar a evitar graves efectos secundarios a largo plazo.

Los efectos secundarios de la radiación a menudo comienzan durante la segunda o tercera semana de tratamiento dependiendo de la dosis recetada y del plan de tratamiento. La mayoría de los desaparece dentro de unos meses de terminar el tratamiento. Algunos pueden continuar después de terminar el tratamiento porque a las células sanas les toma tiempo recuperarse de los efectos de la radiación.

Mientras tanto, existen maneras de reducir las molestias que pudieran causar. Si los efectos secundarios que experimenta se tornan más graves, el médico puede suspender los tratamientos por algún tiempo, así como recomendar un cambio en el plan o en el tipo de tratamiento que esté recibiendo.

Algunas recomendaciones para reducir los efectos secundarios de la radioterapia son:

  • Evitar la exposición de la piel tratada al sol o a fuentes de calor.
  • Acudir a recibir el tratamiento sin cremas o aceites sobre la piel radiada.
  • Procurar el uso de ropa limpia de algodón y holgada.
  • Usar solamente agua tibia y jabón suave.
  • Consultar con el equipo de atención médica contra el cáncer antes de afeitar el área tratada.
  • Tomar dos o dos y medio litros de agua al día.

¿Cómo ayuda la cámara hiperbárica a reducir los efectos secundarios de la radioterapia?

El tratamiento de oxigenación hiperbárica es efectivo al ser combinado con tratamientos convencionales para el Cáncer. Es muy beneficioso antes y después de la cirugía porque estimula la cicatrización y acelera los tiempos de recuperación. Si bien no cura el cáncer, la fuerte hiperoxia que genera la cámara hiperbárica hace llegar oxígeno a todos los tejidos del cuerpo incluyendo los tumorales. Esto disminuye el crecimiento de los mismos y favorece su retracción. Además, la hiperoxia hace más sensible la irradiación, por lo que la radioterapia es más efectiva.

Por otra parte, el tratamiento hiperbárico mejora o elimina las quemaduras y lesiones radioinducidas, favorece el estado general del paciente y su piel, aumenta su apetito y mejora su sueño. En los casos en los que se aplica radioterapia, la oxigenación en cámara hiperbárica está indicada por organismos internacionales para la recuperación de las lesiones producidas por los rayos.

El oxígeno hiperbárico tiene un efecto antiinflamatorio y fortalece el sistema vascular, el ostearticular, el inmune y el nervioso central.

Referencia

American Cancer Society

Comments are closed.