Oxigenación hiperbárica en el tratamiento oncológico

El tratamiento de OHB es usado ampliamente para pacientes oncológicos o con lesiones por radionecrosis (RN) producidas por radioterapia (RT). La siguiente reseña bibliográfica ilustra el uso de OHB para el tratamiento tumoral, poniendo en evidencia sus principales efectos y mecanismos de acción.

Para evaluar el efecto beneficioso de TOHB en el tratamiento de tumores es importante considerar los siguientes factores: la entidad tumoral, el grado de hipoxia, el sitio de implantación y crecimiento tumoral y el grado de vascularización del tumor. Todas estas variables afectan el grado de eficacia tanto de los tratamientos convencionales (RT y QT), como del efecto potenciador o sensibilizador de la TOHB.

OHB actúa terapéuticamente produciendo un estado de hiperoxia en el organismo, capaz de revertir el estado de hipoxia, afectar la viabilidad de las células neoplásicas y conseguir el resultado terapéutico buscado. Por ejemplo, TOHB puede mejorar el efecto de la RT sobre células tumorales hipóxicas, reduciendo la recurrencia tumoral.

La mayoría de los trabajos disponibles están relacionados con casos de cáncer de cabeza y cuello. Este/os tipo/s de cáncer se caracterizan por ser altamente hipóxicos y tratados de manera habitual y eficiente con RT. En casi todos los trabajos publicados se destaca el efecto del OHB como terapia adyuvante potenciadora de RT, mayormente, y de QT, en menor medida. En ambos casos recomiendan utilizar la TOHB de manera previa [36], o a lo sumo posterior al tratamiento primario del tumor, pero siempre con un estrecho margen temporal.

Por ejemplo, en el tratamiento adyuvante de tumores, la asociación de radiación inmediatamente posterior a sesión de HBO (15’) favorece la regresión del tamaño tumoral y aumenta la sobrevida en pacientes con glioma. Una revisión sistemática sobre 19 ensayos clínicos aleatorizados (casi 2300 pacientes) mostró que la acción adyuvante de TOHB junto con la RT mejoró el control de tumores en cabeza y cuello y redujo la recurrencia de tumores de cuello de útero.

En el caso de la sensibilización frente a QT, se observó que TOHB resuelve la resistencia y aumenta la sensibilidad celular de los tumores. Este efecto se debe a la reversión de la hipoxia y el aumento de la producción de RL, que favorecen la incorporación de agentes quimio-terapéuticos durante o inmediatamente después de la sesión de cámara, en el tratamiento de tumores de mama, osteosarcomas, ovario, pulmón y gliomas.

Respecto de la controversia sobre la angiogénesis, las revisiones disponibles indican que no existe una evidencia directa de que TOHB promueva la angiogénesis en tumores. Por el contrario, indican que TOHB es una práctica segura en pacientes con cáncer, que no estimula el crecimiento, la metástasis ni la recurrencia tumoral. Aún más, TOHB puede tener un efecto inhibitorio y reducir el crecimiento tumoral en algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama.

También está ampliamente documentado el uso de TOHB para tratar la necrosis de tejidos óseos (mayormente mandíbula y dientes), tejidos blandos subcutáneos, laringe, intestino, abdomen, vejiga, recto, tórax y heridas en extremidades, causadas por la RT. Este efecto puede manifestarse algunos meses, e incluso años, posteriormente a la RT, dada la falta de especificidad y selectividad de la radiación sobre tejidos neoplásicos y tejidos sanos. La radiación de tejidos sanos produce un deterioro tisular que puede, o no, ser resuelto fisiológicamente.

Cuando la irradiación se da durante períodos prolongados, o a dosis elevadas, puede no ser resuelta y producir endarteritis y disminución de la densidad de pequeños vasos, reemplazando el tejido normal por tejido fibroso. Este proceso se prolonga hasta cierto grado en que el suministro de O2 a los tejidos irradiados resulta insuficiente para permitir su normal funcionamiento, desarrollando un contexto de hipoperfusión, hipoxia e hipocelularidad que progresan a la ulceración o necrosis tisular.

En estos casos, la OHB actúa en tejidos necrosados a través de la inducción de la angiogénesis y la reducción de la fibrosis, favoreciendo la cicatrización y resolviendo la necrosis. En este contexto, TOHB se usa como promotor de la cicatrización, por lo que la angiogénesis, en estos tejidos afectados por la necrosis, es un efecto buscado. Un análisis retrospectivo de pacientes con heridas necróticas en extremidades, producidas por la RT de sarcomas de tejidos blandos, mostró que el tratamiento adyuvante con OHB resultó eficaz para la cicatrización de las heridas.

En un análisis retrospectivo de 411 pacientes con lesiones radionecróticas, TOHB produjo resultados positivos en pacientes con osteoRN mandibular, RN cutánea con heridas abiertas, RN laringea, RN gastrointestinal y cistitis. Es importante mencionar que debe evaluarse la compatibilidad de OHB en pacientes bajo terapia anti-tumoral con doxorubicina, bleomicina, disulfiram y cisplatino, ya que puede potenciarse la toxicidad farmacológica.

Dra. Mariana Cannellotto y Bioquímica Liliana Jordá.

Comments are closed.