Lesiones medulares: ¿cómo ayuda la cámara hiperbárica?

Una lesión medular es un daño en la médula espinal causado por un traumatismo (por ejemplo, un accidente) o de una enfermedad o degeneración (por ejemplo, el cáncer). Hasta 90% de los casos se debe a causas traumáticas, aunque la proporción de lesiones medulares de origen no traumático parece ir en aumento.

Los síntomas pueden incluir la pérdida parcial o completa de la sensibilidad o del control motor en brazos o piernas e incluso en todo el cuerpo. Las lesiones medulares más graves afectan a los sistemas de regulación del intestino, la vejiga, la respiración, el ritmo cardíaco y la tensión arterial. La mayoría de las personas con lesiones medulares sufren dolor crónico.

  • Entre 250 000 y 500 000 personas sufren cada año en todo el mundo lesiones medulares.
  • En su mayoría, esas lesiones se deben a causas prevenibles, como accidentes de tránsito, caídas o actos de violencia.
  • Las personas con lesiones medulares son entre dos y cinco veces más propensas a morir prematuramente que las que no los padecen. Las tasas de supervivencia más bajas corresponden a los países de ingresos bajos y medios.
  • Las lesiones medulares se asociados a menores tasas de escolarización y participación económica y suponen un costo importante tanto para quienes las padecen como para la sociedad en su conjunto.
  • En los hombres el riesgo es mayor en adultos jóvenes (20 a 29 años) y ancianos (70 años o más). En las mujeres, en cambio, el mayor riesgo se registra en la adolescencia (15 a 19) y a partir de los sesenta años. La relación hombres/mujeres es, como mínimo, de 2:1, aunque en algunos casos, puede llegar a ser mucho más elevada.
  • El riesgo de mortalidad alcanza su nivel máximo en el primer año después de sufrir la lesión y se mantiene elevado en comparación con la población general. Las personas con lesiones medulares tienen entre 2 y 5 veces más probabilidades de morir prematuramente que las demás.

¿Cómo ayuda la cámara hiperbárica?

El tratamiento con cámara hiperbárica produce un aumento del flujo sanguíneo cerebral, es desinflamatorio a partir de la vasoconstricción y la disminución del edema, estimula los procesos de reparación de tejidos lesionados, ejerce una regulación sobre los procesos inflamatorios, tiene efectos directos sobre algunos neurotransmisores y aumenta el consumo de Oxígeno del sistema nervioso central. Todos estos efectos beneficiosos del Oxígeno presentan diversas mejoras clínicas en pacientes con patologías neurológicas y mayor capacidad de rehabilitación.

FUENTE

Organización Mundial de la Salud

Comments are closed.