La cámara hiperbárica beneficia la recuperación en la cirugía oncológica de cuello y cabeza

El Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica (TOHB) es aceptado por la comunidad médica debido a los beneficios y múltiples aplicaciones que posee. La elevación de oxígeno en los tejidos trae como resultado un estímulo sobre el sistema enzimático, sobre las glándulas suprarrenales, una disminución de los requerimientos de insulina, favorece la síntesis de prostaglandinas, aumenta la neoformación vascular, la fagocitosis y por ende, reduce la sepsis por su actividad bactericida sobre gérmenes gramnegativos, anaeróbicos y otros, lo que mejora la microcirculación con efecto osteogénico.

La cámara hiperbárica tiene algunas contraindicaciones entre las que se encuentran: barotrauma ótico, toxicidad por oxígeno, neumotórax y otras relativas como epilepsia, hipertensión arterial maligna y otras. Aunque son más las ventajas que las desventajas del TOHB, solo debe ser indicado por un especialista.

Por su efecto bactericida, el Dr. Enrique Abreus y el Dr. Omar González Cabrera del Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente “Dr. Gustavo Aldereguia Lima realizaron un estudio en el que utilizaron el TOHB en la cirugía oncológica de rescate y por los resultados obtenidos lo comenzaron a emplear en casos seleccionados de cirugía mayor ambulatoria.

Se extrajeron para su análisis y estudio las historias clínicas de todos los pacientes que presentaban neoplasias malignas de cabeza y cuello que fueron tributarias de severas o moderadas resecciones oncológicas y cirugía reparadora, vistas en el servicio de cirugía maxilofacial durante el período comprendido de enero de 1990 a diciembre de 1994.

Se conformaron dos grupos de trabajo con igual cantidad de pacientes, pero tratados con diferentes terapias. Grupo A: se evaluaron 30 casos en total, 27 resecciones moderadas y 3 grandes colgajos miocutáneos y osteomiocutáneos, a los cuales se les practicó tratamiento quirúrgico oncológico reconstructivo.

Grupo B: se evaluó el mismo número de pacientes que en el grupo anterior, 27 resecciones moderadas y 3 colgajos. A este grupo se le practicó tratamiento quirúrgico y se le proporcionó oxígeno hiperbárico por 7 días en 2 sesiones diarias a partir del día de la operación.

La aplicación del oxígeno hiperbárico siempre fue realizada por el mismo operador, durante igual tiempo y sin variar la presión. Los resultados se presentan en frecuencia de la aparición y el porcentaje que representan.

Los parámetros revisados fueron sepsis, necrosis y estadía. La evolución en los que se empleó oxígeno hiperbárico fue mucho mejor que en aquéllos donde se trabajó sólo con cirugía, criterio que la mayor parte de los autores apoya. La vitalidad y la cicatrización de las heridas fue excelente.

Los resultados fueron positivos en cuanto a vitalidad de los colgajos, rapidez de cicatrización y grado de sepsis posquirúrgica. La estadía posoperatoria disminuyó considerablemente en los pacientes tratados con TOHB.

El desarrollo de la cirugía oncológica de la cabeza y el cuello se ha enriquecido con el tratamiento en cámara hiperbárica.

Fuente

Abreus y González; Empleo de la oxigenación hiperbárica en las reconstrucciones oncológicas de cabeza y cuello; Hospital Provincial Clínico Quirúrgico Docente “Dr. Gustavo Aldereguia Lima; 1996.

Comments are closed.