Efecto analgésico del Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica

El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable que se relaciona con un daño tisular real o potencial. Según su fisiopatología, el dolor se divide ennociceptivo, neuropático y psicógeno y según la duración en agudo y crónico.

Los trabajos experimentales han demostrado que la sensación dolorosa se produce localmente por activación de los nociceptores, y no por una sobreestimulación de otros tipos de receptores. También existen canales sensoriales específicos para las diferentes modalidades del dolor. Sin embargo, el dolor se puede producir por la activación de las vías nociceptivas centrales sin la participación de los nociceptores periféricos, como sucede en los casos de dolor central.

En el Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica (TOHB) se somete al cuerpo entero a una presión atmosférica superior a 1.4 atmósferas absolutas (ATM) y el paciente respira oxígeno al 100%. Es un tratamiento adjunto para varias patologías. Ha demostrado ser eficaz para elevar la oxigenación tisular, reducir el edema, fomentar la perfusión tisular y reducción de los mediadores de la lesión de isquemia-reperfusión y para los procesos inflamatorios severos.

Debido a que la oxigenación hiperbárica demostraba reducir los mediadores inflamatorios que participan en la génesis del dolor, en el 2012 se realizó un estudio prospectivo consecutivo sobre sus efectos analgésicos en los pacientes tratados en el Servicio de Medicina Hiperbárica del Hospital Ángeles del Pedregal, México.

Se estudiaron 60 pacientes (40 hombres y 20 mujeres) con edades comprendidas entre los 7 y los 78 años de edad. Las condiciones por la cuales se indicó el tratamiento con oxigenación hiperbárica fueron muy diversas. Se empleó la escala visual análoga del dolor (EVA) para evaluar el estado álgido de los pacientes y los efectos analgésicos postratamiento.

Previo al tratamiento hiperbárico, 60% de los pacientes (36) reportó una calificación EVA del dolor 7-10, 20% de los pacientes (12) presentó EVA de 5-7, 15% de los pacientes (9) refirió una EVA de 5 y 5% de los pacientes (3) refirió un EVA menor a 5.

Posterior al tratamiento con oxigenación hiperbárica se obtuvo una reducción significativa del dolor. Los resultados fueron: EVA de 0-1 en el 75% de los pacientes (45) y 20% con EVA de 2 (12), mientras que el 5% (3) no reportó mejoría.

El TOHB ha demostrado reducir los mediadores de la inflamación, entre ellos los que intervienen en la génesis del dolor. Esta disminución significativa de los mediadores inflamatorios se relaciona con la reducción estadísticamente significativa del dolor de los pacientes evaluados por la EVA.

El respirar oxígeno bajo presión genera un efecto de hiperoxigenación a través de la ley de Henry. Aumenta la presión parcial del oxígeno en el plasma sanguíneo, lo que desencadena varios mecanismos secundarios, entre los que se encuentra la reducción de los mediadores de la lesión de isquemia y los procesos inflamatorios.

Fuente

Armin III Korrodi Arroyo, Ernesto Cuauhtémoc Sánchez Rodríguez, Juan Alfonso Fung Arroyo, Óscar Antonio Abreu Ramos, Guillermo León Merino, María Eugenia Gamboa Barragán, Yuriria Gudiño Celis, Efecto analgésico de la oxigenación hiperbárica (OHB), 2012.

Comments are closed.