Datos sobre la sordera súbita y la cámara hiperbárica

  • 360 millones de personas en el mundo padecen pérdida de audición discapacitante. 32 millones son niños.
  • La pérdida de audición se debe a causas genéticas, complicaciones en el parto, algunas enfermedades infecciosas, infecciones crónicas del oído, el empleo de determinados fármacos, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento.
  • 60% de los casos de pérdida de audición en niños se debe a causas prevenibles.
  • 1100 millones de jóvenes (entre 12 y 35 años de edad) están en riesgo de padecer pérdida de audición por su exposición al ruido en contextos recreativos.
  • Los casos desatendidos de pérdida de audición representan un coste mundial anual de 750.000 millones de dólares. Las intervenciones destinadas a prevenir, detectar y tratar la pérdida de audición no son costosas y pueden resultar muy beneficiosas para los interesados.
  • La situación de las personas que padecen pérdida de audición mejora gracias a la detección temprana, a la utilización de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda, así como con el empleo de subtítulos, el aprendizaje del lenguaje de signos y otras medidas de apoyo educativo y social.

Más de 5% de la población mundial (360 millones de personas) padece pérdida de audición discapacitante. Por pérdida de audición discapacitante se entiende una pérdida de audición superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños. La mayoría de las personas con pérdida de audición discapacitante vive en países de ingresos bajos y medianos.

Aproximadamente una tercera parte de las personas mayores de 65 años padece pérdida de audición discapacitante. La máxima prevalencia en ese grupo de edad se registra en Asia meridional, Asia-Pacífico y el África subsahariana.

¿Cómo ayuda la cámara hiperbárica a los pacientes con sordera súbita?

La cámara hiperbárica produce un mayor aporte de oxígeno al oído interno y, como consecuencia, lo desinflama, ayudando a la disminución o desaparición de los síntomas. Además, favorece la recuperación de nervios cerebrales y aumenta la acción inmunológica, entre otros efectos.

Hay un gran número de trabajos científicos que avalan la efectividad del TOHB. En el año 2004, el Dr. Racic y su equipo compararon la utilización del oxígeno hiperbárico con el uso de fármacos. Los resultados mostraron una mejoría significativa de los pacientes que usaron OHB, con una recuperación fisiológica de 47,1% contra 6,2 % de los que no utilizaron dicha terapia.

En otro estudio publicado por el Dr. Topuz se compararon dos grupos de pacientes con sordera súbita: al primer grupo se le administró la terapia tradicional, mientras que al segundo se le agregó además tratamiento de OHB. Encontraron que la utilización de ambas terapias combinadas mejoró la pérdida de la audición sobre todo en las frecuencias de 250, 500, 1,000 y 4,000 Hz.

Los mejores resultados se obtienen cuando el paciente comienza el tratamiento hiperbárico conjuntamente con la terapia habitual dentro de los primeros 20 días de instalado el cuadro. Cuanto más pronto se inicia el TOHB, mejores resultados se obtienen.

 

FUENTES

National Institute on Deafness and other communication disorders (NIDCD)

Hyperbaric oxygen therapy. Otorhinolaryngological indications. José F Casamitjana Claramunta, Jordi Desola Alab.

Organización Mundial de la Salud

Comments are closed.