¿Cómo se relacionan los descubrimientos del Nobel 2019 con la Medicina Hiperbárica?

El lunes 7 de octubre de 2019 se entregó el Premio Nobel de Medicina. Los galardonados fueron William Kaelin, Gregg Semenza y Peter Ratcliffe, dos estadounidenses y un británico que descubrieron el mecanismo molecular mediante el cual las células se adaptan ante la falta de oxígeno.

Los científicos comprobaron que las células tienen la capacidad de hacer ajustes en sus índices metabólicos para el funcionamiento del cuerpo cuando no hay oxígeno suficiente. Estas investigaciones partieron de la teoría de que las células necesitan oxígeno para producir energía.

“Estamos literalmente encantados de que el premio nobel en medicina y fisiología 2019 haya sido otorgado a tres científicos que a través de sus trabajos lograron estudiar las variables moleculares intrínsecas en la detección y respuesta a ciertos grados de oxígeno en las células. Siempre hacemos alusión al valor de la hipoxia y la hiperoxia en diferentes condiciones de salud y enfermedades, porque somos conscientes que debemos recuperar estos conceptos para poder hacer ejercer la medicina en el siglo XXI”, dice el doctor Jorge Cubrías Morales, médico de BioBarica España y presidente de la Sociedad Española de Nutrición y Medicina Ortomolecular.

Lo interesante del descubrimiento es que abre nuevas posibilidades para tratar distintas patologías en las que influye directamente la falta de oxígeno, como las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cardiovasculares y el cáncer. En el caso de los tumores, su crecimiento depende del aporte del oxígeno a la sangre.

“Sin oxígeno no hay vida y con exceso de oxígeno puede haber muerte. El estatus de la célula en términos de juventud, nutrición y toxicidad hace que sea más tolerante a estas alteraciones o que termine falleciendo. Frente a esto surgen los mecanismos de hormesis muy presentes en las bases conceptuales de la práctica orto molecular actual. El hecho de profundizar en el conocimiento de la importancia del oxígeno para nuestras células es una gran noticia que sin duda acogeremos debemos acoger con la intención de llevarlo a la práctica en pro del paciente”, agrega el doctor Cubrías Morales.

¿Por qué es necesario el oxígeno para el funcionamiento de las células?

Metabólicamente es necesario el oxígeno, ya que cuando no hay suficiente se desencadena una serie de patologías por la hipoxia. La falta de oxígeno no solo se relaciona con la hipoxia, sino con las dificultades que tienen las células para aprovechar el oxígeno. En estas dificultades intervienen factores como la polución y el tabaquismo, entre otros. La adaptación de las células ante la falta de oxígeno hace que se generen enfermedades como las neurodegenerativas. Por ejemplo, el Parkinson y el Alzheimer están asociados con un mayor índice de polución como factor de riesgo.

Ya Otto Heinrich Warburg, ganador del premio Nobel, había hecho referencia en sus investigaciones al hecho de que la mayor parte de las células cancerosas producen energía principalmente en el citosol y por un proceso de glicólisis anaeróbica. Es decir, gracias a altas tasas de glicólisis seguidas por un proceso de fermentación láctica. La mayor parte de las células normales producen energía por la vía de oxidación aeróbica del piruvato en las mitocondrias.

Este último proceso hace uso del oxígeno como aceptor final de electrones en la cadena respiratoria. Las células malignas tienen, típicamente, unas tasas de consumo de glucosa unas 200 veces mayores que las de las células normales que les dieron origen. Esto ocurre aún con un aporte pleno de oxígeno. Otto Warburg postuló que este cambio en el metabolismo es la causa fundamental del cáncer.

¿Cómo actúa la terapia en cámara hiperbárica ante la falta de oxígeno?

La terapia de oxígeno hiperbárico logra recuperar las células afectadas y así se pueden desencadenar los procesos fisiológicos para regenerar tejidos, cicatrizar y revertir el dolor y la inflamación en heridas complejas, enfermedades inflamatorias crónicas e intoxicación. Igualmente promueve la disminución del microambiente hipóxico y por ende reduce las condiciones propicias para el crecimiento tumoral.

El objetivo principal de este tratamiento es generar una hiperoxia, aumentando la disponibilidad de oxígeno y restaurar la funcionalidad de la célula.

Sobre Terapia de Oxígeno Hiperbárico

La Terapia de Oxígeno Hiperbárico (TOHB) es un método no invasivo que consiste en suministrar altas concentraciones de oxígeno en una cámara hiperbárica presurizada a un mínimo de 1.4 atmósferas. En condiciones ambientales normales se respira 21% de oxígeno a 1 atmósferas. Así, dentro de la cámara el paciente respira mayores cantidades de oxígeno, que se transportan a través de la sangre y logran alcanzar todos los tejidos del cuerpo, incluso aquellos dañados.

Referencias

Murdoch C, Muthana M, Lewis CE. Hypoxia regulates macrophage functions in inflammation. J Immunol. 2005; 15; 175(10):6257-63.

Orru H1,2, Ebi KL3, Forsberg B4. The Interplay of Climate Change and Air Pollution on Health. Curr Environ Health Rep. 2017 Dec;4(4):504-13.

Snyder B, Shell B, Cunningham JT, Cunningham RL. Chronic intermittent hypoxia induces oxidative stress and inflammation in brain regions associated with early-stage neurodegeneration. Physiol Rep, 5 (9), 2017.

Yttersian Sletta K., Tveitarås MK, Lu N, Engelsen AST, Reed RK, Garmann-Johnsen A, Stuhr L. Oxygen-dependent regulation of tumor growth and metastasis in human breast cancer xenografts. PLoS One. 2017; 12(8):1-19.

Comments are closed.