Aplicación del TOHB en la otorrinolaringología

En los últimos 50 años se han investigado las posibles aplicaciones del tratamiento con Oxigenación Hiperbárica en el ámbito otorrinolaringológico, en el que destacan los procesos hipóxicos secundarios a la radioterapia (radionecrosis, osteonecrosis, osteomielitis), las infecciones (otitis externa maligna, fascitis) o los trastornos vasculares (síndrome de la hipoacusia súbita).

Hipoacusia Súbita

La hipoacusia súbita se define como una enfermedad en la que se produce una pérdida neurosensorial de al menos 3 frecuencias consecutivas de más de 30 db en un intervalo no superior a las 72 horas. Solo en 10% de los casos se define una etiología del proceso, mientras que el resto tiene un origen idiopático.

En los jóvenes y hasta los 50 años el origen más frecuente es viral. Los virus como el sarampión, herpes zoster, adenovirus y parotiditis son la principal causa. A partir de la quinta década de la vida, los trastornos vasculares se convierten en el origen más frecuente del síndrome.

El origen vascular de la enfermedad hizo sospechar que el tratamiento con oxigenación hiperbárica podría estar indicado en este tipo de enfermedad.

Los beneficios de la oxigenación hiperbárica se sustentan en:

  • El aumento de la PO2 en el oído interno.
  • Se produce una mejora de la vascularización del oído interno gracias a la mejoría de la microcirculación.

Según un estudio realizado por profesionales del Hospital de Mataró y el Hospital de la Creu Roja en España, el uso adecuado de la oxigenación hiperbárica para hipoacusia súbita sería como tratamiento de rescate en aquellos casos que, tras 10 días de tratamiento convencional, no presentaran mejoría del proceso.

Acúfenos

Se define como una sensación auditiva de un sonido persistente e involuntario que no está generado en el exterior. Generalmente está asociado con pérdidas auditivas. Los diferentes estudios sobre el beneficio de la oxigenación hiperbárica en los acúfenos demuestran mejorías.

En algunos estudios se señala un efecto psicológico del OHB sobre los acúfenos. Los mejores resultados se han obtenido cuando el tratamiento se establece en el primer mes y medio tras la aparición del acúfeno, o bien si se asocia con traumatismo acústico o hipoacusia brusca.

Traumatismo acústico agudo

El traumatismo acústico agudo se define como la pérdida de audición originada por una intensa presión sonora, lo que ocasiona una pérdida en los cilios de las células ciliadas, la rotura de las membranas celulares, el detrimento en el aporte sanguíneo o la pérdida de los potenciales celulares por la hipoxia que experimentan.

Los estudios muestran una mejoría significativa en la recuperación auditiva con el tratamiento complementario con oxigenación hiperbárica respecto al mismo tratamiento farmacológico sin TOHB.

Otitis externa maligna

Se presenta generalmente en pacientes inmunodeprimidos, ya sean diabéticos insulinodependientes mal controlados o pacientes con enfermedades del sistema inmunitario. Se inicia por una infección en la piel del conducto auditivo externo, que no se resuelve debido al estado inmunitario. La osteomielitis conduce a las lesiones nerviosas y posteriormente por invasión de la base del cráneo a las complicaciones cerebrales.

El tratamiento con oxigenación hiperbárica se ha mostrado como un complemento eficaz al tratamiento de la otitis externa maligna por su acción de aumentar la PO2 en los tejidos, incrementar la migración y la actividad de los leucocitos, aumentar la actividad de los fibroblastos, la producción de colágeno, la angiogénesis capilar, la actividad de los osteoblastos y los osteoclastos, y mejorar la reparación de los tejidos y su cicatrización.

Otras patologías

El tratamiento con oxigenación hiperbárica ha demostrado ser efectivo para la ostemielitis y la osteonecrosis mandibular, el Síndrome de Ménière, la recepción de implantes osteointegrados en pacientes irradiados y la radionecrosis laríngea.

El tratamiento en cámara hiperbárica se basa en el aumento de la presión parcial de oxígeno en los tejidos facilitado por la difusión de éste desde el plasma. Dicho aumento conlleva repercusiones fisiológicas positivas sobre los tejidos, como son el aumento de la regeneración celular, el incremento de la acción bactericida. El gran aumento de la presión parcial de O2 en el plasma permite la difusión directa a través de los tejidos, llegando a zonas de escasa permeabilidad capilar e hipóxicas.

Fuente

Oxigenoterapia hiperbárica. Indicaciones otorrinolaringológicas. José F. Casamitjana Claramunt y Jordi Desola Ala a Servicio de Otorrinolaringología. Hospital de Mataró. España. b Servicio de CRIS. Unitat de Terapèutica Hiperbàrica. Hospital de la Creu Roja. Barcelona. España.

Comments are closed.