Hyperbaric Chamber and Childhood Cancer | BioBarica Profesionales

¿Cómo puede ayudar la cámara hiperbárica a tratar el cáncer infantil?

El término «cáncer infantil» engloba distintos tipos de cáncer que pueden aparecer en los niños antes de cumplir los 15 años. El cáncer infantil es poco frecuente. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) representa entre 0,5% y 4,6%* de la carga total de morbilidad. Las tasas mundiales de incidencia oscilan entre 50 y 200 por cada millón de niños en el mundo.

Las características de la enfermedad en la niñez son distintas a las que presentan los adultos. En general, la leucemia representa alrededor de una tercera parte de todos los cánceres infantiles. Los otros tumores malignos más comunes son los linfomas y los tumores del sistema nervioso central.

Existen varios tipos tumorales que se dan casi exclusivamente en los niños, como los neuroblastomas, los nefroblastomas, los meduloblastomas y los retinoblastomas. En cambio, el cáncer de mama, el cáncer de pulmón, el cáncer de colon y el cáncer anorrectal, que suelen afectar a los adultos, son extremadamente raros en los niños.

Hasta la fecha se han identificado tan solo unos pocos factores de riesgo en relación con el cáncer infantil, entre ellos las radiaciones ionizantes y la toma de dietilestilbestrol durante el embarazo (una hormona que ya no se utiliza como tratamiento). Algunos casos de cáncer infantil también guardan relación con la constitución genética, como sugieren las diferencias en las tasas de incidencia entre poblaciones étnicamente distintas. La predisposición individual, por razones genéticas, también puede ser un factor decisivo. Algunos estudios sugieren que ciertos virus como el EBV, el virus de la hepatitis B, el virus del herpes humano o el VIH también pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer infantil.

Generalmente el cáncer infantil presenta signos y síntomas inespecíficos, lo que puede hacer que se detecte en fases ya avanzadas. Los datos sobre la incidencia del cáncer quedan reflejados en los registros oncológicos, aunque estos son menos frecuentes en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de ingresos altos.

Con una detección temprana, aproximadamente el 80% de los niños con cáncer sobreviven durante cinco años o más después del diagnóstico. La mejoría de estos resultados ha dado lugar a un creciente número de supervivientes a largo plazo que necesitan tratamiento y atención complementarios.

En el proceso es importante recordar que se trata de niños que necesitan atención pediátrica, pues enfrentar una enfermedad como el cáncer requiere de mucho apoyo emocional, psicológico y familiar. En el caso de los más pequeños se necesita acompañamiento profesional para ayudarlos a superar con éxito cada una de las fases del tratamiento.

¿Cómo se aplica el Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica en el cáncer?

De acuerdo con un estudio publicado en «Science Translational Medicine», el oxígeno hiperbárico ayudaría a reducir las células tumorales. Los tumores que crecen rápidamente consumen mucho oxígeno. En condiciones de hipoxia (poco oxígeno en sangre), las células cancerosas producen adenosina, una molécula que las protege y bloquea la reacción inmune. Las conclusiones refieren que el tratamiento complementaría la inmunoterapia para combatir el cáncer.

Si bien el Tratamiento de Oxigenación Hiperbárica no cura el cáncer, la fuerte hiperoxia que genera la cámara hiperbárica hace llegar oxígeno a todos los tejidos del cuerpo incluyendo los tumorales. Esto disminuye el crecimiento de los mismos y favorece su retracción. En los casos en los que se aplica radioterapia, la oxigenación en cámara hiperbárica está indicada por organismos internacionales para la recuperación de las lesiones producidas por los rayos.

El niño puede ingresar acompañado a la cámara hiperbárica para sentirse contenido. Igualmente puede entrar con objetos que le ayuden a sentirse cómodo y distraerse, como libros, tabletas, celular, almohadas, manta, etc.

Fuente

CIIC, IARC World Cancer Report 2014, Lyon (Francia): http://www.iarc.fr/en/publications/books/wcr/index.php.

Preparado conjuntamente por Eva Steliarova-Foucher (CIIC) y Andreas Ullrich (OMS).

Comments are closed.