¿Cómo Funciona?

La cámara hiperbárica se utiliza para llevar a cabo el Tratamiento con Oxigenación Hiperbárica (TOHB), método no invasivo que consiste en el suministro de oxígeno en un entorno presurizado.

La presión atmosférica ambiental normal es de 1 ATM y respiramos tan solo 21% oxígeno. Dentro de la cámara hiperbárica, hay una presión atmosférica de 1.45 ATM y se respiran concentraciones de oxígeno cercanas al 100%.

El principio que explica el funcionamiento de la cámara hiperbárica es la ley de Henry. Está ley dice que “los gases se diluyen en los líquidos cuando están sometidos a presión”. Para entender esta ley y así el funcionamiento de la cámara hiperbárica, debemos visualizar una botella de agua mineral gasificada. Cuando la botella está cerrada, el líquido dentro está bajo presión y no vemos burbujas. En estas condiciones, el agua se encuentra a una presión de 1.1 ATM y logra, como explica la ley de Henry, hacer que el gas se diluya. Es recién al abrir la botella que, por la falta de presión, aparecen las burbujas.

De esta misma forma funciona nuestro cuerpo. La sangre es líquida y la cámara hiperbárica viene a ser el envase, la botella. La cámara hiperbárica presuriza a 1.45 ATM, y al respirar oxígeno allí dentro logramos que se diluya en la sangre, elevando varias veces su disponibilidad en todos los tejidos del cuerpo. Esto produce una Hiperoxia que desencadena una extensa cadena de beneficios en el cuerpo y se aplica en numerosas patologías de distintas especialidades.